ROMA EXPRESS

Este 2018 lo he empezado en Italia y ya tengo una nueva ciudad preferida: Roma. Estuve unos días en este país vecino donde tuve el placer de conocer a Carlo Della Ciana fundador de la marca italiana de prendas de punto Della Ciana y de visitar la ciudad eterna y todos sus rincones llenos de historia.

Lo más importante para una visita Roma Express en un día, es tener un timing bien organizado. Yo soy de los que cree que para conocer bien las ciudades hay que patear, pero Roma es bastante grande y tiene algunos de sus monumentos relativamente separados entre ellos. Compré un bono 24 horas para el transporte publico por 7€, muy eficaz para aprovechar al máximo el tiempo. No tenía mucho tiempo ni mucho pasta y la verdad es que no entré a ningún sitio al que se tuviera que pagar entrada (lo dejo para otra ocasión en la que tenga más tiempo).  Mi recomendación para Roma Express es la siguiente:

RomaExpress1

Madrugar bastante, a las 8.00h (aprovechar la luz de la primera hora de la mañana, al igual que la ultima de la tarde es una gozada para la vista) ya estaba en pié camino del Coliseo, elegido una de las nuevas siete maravillas de la humanidad y es el monumento más representativo de una ciudad, que tiene a su lado el arco de Constantino. Por ubicación era los lugares que tenía un poco más alejados y decidí empezar por ahí. Seguidamente cogí un bus que me dejó en Campo de Fiori, para visitar el mercado que hacen de lunes a sábado de 7:00 a 14:00h. Un mercado local lleno de productos frescos de comerciantes locales. La verdad es que sin desayunar no soy persona y mi siguiente parada La Casa del Caffè Tazza d’oro. Capuccinos a 1,10€ y los cruasanes y las pastas a 1 €. Un lugar tradicional, barato y donde los cafes se toman de pie. Justo al lado está el Panteón de Agripa y su gran óculo de 9 metros de diámetro que ilumina el interior de la iglesia. En las calles que rodean el Panteón hay local de visita indispensable: Sant’Eustacchio il caffè, una cafetería tradicional donde encontraréis uno de los mejores café expresso de Roma. La Piazza Navona queda bastante cerca de esta zona. Esta plaza quizás no es uno de los lugares más conocidos pero no por eso menos bello. En mi visita Roma Express de camino a la Plaza de España, decidí dar un poco de vuelta andando y pasé por la cinematográfica Fontana di Trevi. A raíz de la película “Tres monedas en la fuente” (1954) si lanzas una moneda a la fuente, con la mano derecha por encima del hombro izquierdo , volverás a Roma; si lanzas dos, encontrarás el amor; y si lanzas tres, te casarás.  Callejear y perderse por los rincones menos transitados hasta la Plaza de España es muy recomendable, y de paso mirar precios y buscar por las zonas menos frecuentadas un buen restaurante para comer y reponer fuerzas. Elegimos La Buvette, un restaurante bastante céntrico a un precio razonable. Los platos son bastante abundantes y cada uno te sale por unos 15/20€ (ideales para compartir). Nos zampamos un risotto al lambrusco y de segundo carbonara con guanciale.

Al lado del restaurante está La Plaza de España y sus famosos 135 peldaños que forman su famosa escalera construida a principios del siglo XVIII. Cerquita de esta plaza está el Antico Caffè Greco, el café más antiguo y conocido de la ciudad. Esta siempre a petar de gente, podéis entrar a echar un ojo si problema pero cuidado con lo pedís, un capuccino me costó 9€!!! Después de reponer fuerzas, queda cerquita la Piazza del Popolo, otra plaza también muy concurrida. En el centro de la plaza se alza un obelisco egipcio dedicado a Ramsés II de 24 metros de altura. Callejeando un poco más encuentro el río Tevere y lo cruzo por uno de sus puentes, caminando así por la otra orilla que aún no he descubierto hasta encontrar el Castillo y el puente Sant’Angelo. Este castillo alberga el Museo Nazionale di Castel Sant’Angelo con piezas de escultura, pinturas, cerámicas y armas de épocas anteriores, pero como ya os he dicho en mi visita a Roma Express, no me da tiempo de entrar. No muy lejos de aquí se encuentra la Basílica de San Pedro del Vaticano. Hay una cola que echa “pa atrás”, pero yo solamente quiero dar una vuelta por la plaza y comerme un helado, dejo el museo y su Capilla Sixtina para otra visita más pausada. De aquí, cojo un bus que me va a llevar a la Piazza Venezia y al lado tiene el Foro Romano. Con la calma (ya que aquí concluye mi Roma Express) podré pasear por estos monumentos y visitar las ruinas de lo que una vez fue…

RomaExpress11

Al final de esta ruta tan trepidante (vaya pateada que me di) por Roma, conocí a Carlo Della Ciana y descubrí la marca de ropa que lleva su mismo apellido: Della Ciana, fundada en Perugia en 1978. Prendas de cashmere hechas a mano para hombre. La cultura de la artesanía tradicional y los hilos de calidad son las características principales de esta marca.

Muchas gracias Mónica Martella y Carlo Della Ciana, por la gran acogida que tuve en mi visita a Italia.

WRITE A COMMENT