MIAMI VICE

Después de mi último viaje al otro lado del charco (New York) del cual no hice post, esta vez he hecho otra escapada en la que estuve 6 días en Cuba y 9 días en Miami, que voy a dividir en 2 posts. Ahí va el primero: Miami Vice

Hace unos meses encontré una oferta en una página web de la que ya os he hablado, un vuelo directo a Miami de ida y vuelta por 300€. Evidentemente no tardé en cogerla. Del 1 al 16 de septiembre sin asiento asignado y sin facturar maletas (sino se incrementaba el precio). Dicho y hecho, después de comprar los billetes me comentaron que 15 días en Miami quizás eran muchos días en la misma ciudad, y decidí aprovechar para hacer una escapada de 6 días en Cuba (de la que os hablare en otro post). Tengo que dar mil millones de gracias a Juan Martin, que me acogió muy amablemente esos días en Miami, Miami Vice.

¿Que es lo que más me gustó en Miami Vice y que os recomiendo? Pues lo que más me gustó y justamente lo primero que conocí fue el Wynwood art district, un barrio emergente y recientemente transformado gracias al arte urbano y sus galerías de arte situado al norte de Miami. Dar un paseo por Wynwood y admirar os murales en sus paredes, tiendas con productos locales, bares, etc… Y en el centro de todo ello: Wynwood Walls, un parque publico inaugurado en el año 2009 con motivo de la famosa feria de arte “Art Basel”, y un lugar donde podrás disfrutar del talento de artistas de todas partes del mundo, y en el que cada 6 meses cambian sus graffitis para potenciar el arte alternativo.

Un poco más al sur encontraréis Downtown, el centro financiero de Miami. Y que mejor para verlo que el Metromover (que es gratuito) del que podremos disfrutar de algunas panorámicas interesantes y conocer el centro. En Brickell Avenue podemos encontrar los grandes edificios de cristal que salían en la careta de la serie “Miami Vice”. En el noroeste de Downtown está el Pérez Art Museum Miami. En su interior nos espera una colección de arte moderno y contemporaneo muy importante y con gran influencia de artistas latinoamericanos.

También es de visita obligada la zona de Miami Beach, (no hay Miami Vice sin Miami Beach). Mientras cruzamos el gran puente que conecta Miami con Miami Beach podemos disfrutar de las vistas del skyline, una preciosa panorámica de Downtown. La primera parada será Ocean Drive, en South Beach, sus playas y su vida nocturna llena de restaurantes, clubs y discotecas no tienen fin. Aunque si os digo la verdad, pocas discotecas pisé en Miami Vice, preferí ver más la parte de día.  Una de las cosas que más me flipó fue el Distrito Art Decó, que está compuesto por cientos de edificios diseñados con este peculiar estilo arquitectónico. Perdeos por ese distrito, entre la calle 5 y Lincoln Road.

El Art Decó es un movimiento artístico que surgió en el año 1920 y tuvo su máximo apogeo durante la Gran Depresión, momento en el cual, los estadounidenses se interesaron por una arquitectura que ayudara a levantar los ánimos del país, algo que podía lograr el fantasioso estilo Art Decó, caracterizado principalmente por estar basado en la geometría elemental (cubos, esferas y líneas rectas) con una gran abundancia ornamental, ya que la función del Art Decó es más decorativa que funcional. Suelos de terrazo, molduras en los techos, colores tropicales y tonos pastel, rayas paralelas, sobre todo, los letreros con luces de neón.

Cruzando Ocean Drive encontraremos la inmensa playa de South Beach, sus patinador@s y sus cachas de turno practicando deporte. No os olvidéis de dar un paseito por Lincoln Drive (inspirado en Rodeo Drive de L.A.) una calle con un bulevar, muchas tiendas de moda, locales y restaurantes. Si sois de los que os gusta el sol y playa, a media hora en coche de Miami centro, también podéis visitar la pequeña isla de Key Biscayne Island, seguramente uno de los lugares más exóticos de Miami Vice por su vegetación. Al final de la isla encontraréis la playa de Bill y sus hermosas vistas con el faro Cape Florida Lighthouse, construido en 1825. De jueves a lunes de 10.00 a 13.00 horas puedes subir sus 109 peldaños y disfrutar de unas hermosas vistas. Toda esa zona es mucho más tranquila que South Beach.

A parte de sol y playa, también os recomiendo otros lugares que visité y me gustaron, lo único que no  me  gustó tanto es que estaban un poco alejados entre ellos: podemos encontrar un poco de verde en  los jardines de Vizcaya, que son impresionantes, una villa de estilo renacentista (una de las mansiones más grandes de EEUU) construida a principio de siglo XX. Su museo es impresionante y el jardín os dejará sin palabras…  Y bajando un poco más al sur, daremos una pasada por Coral Gables, podemos disfrutar de sus bonitas casas y mansiones, de sus parques y el famoso Hotel Biltmore (de visita indispensable) en el que estuvo viviendo el propio Al Capone. Al norte de Coral Gables empieza “la pequeña Habana”, donde reside parte de la comunidad latina de Miami. El epicentro de este barrio es la “Calle 8” (SW 8th Street) con sus restaurantes y tiendas latinas a su alrededor.

En definitiva: molan los coches sin la matricula delante (queda más estético), el Metromover (transporte gratis siempre es bien), y la temperatura aun que no la humedad… Lo que no me mola a mi son los precios (un poco carito todo) y lo de las propinas me jode profundamente, que las sumen a los precios y no me hagan pensar mas de la cuenta. THE END!!!

Comments (4)

  1. Mercè 30 octubre, 2018

    Xiquet me he leído de un tirón tu comentario, tiene su encanto Miami #noloimaginaba#. Gracias, un saludito grande desde Barcelona.

    1. Carles Almagro
      Carles Almagro 30 octubre, 2018

      Hola Mercè, muchas gracias por el comentario.
      Me encanta saber que me lee alguien más aparte de mi madre ;))
      Un saludo muy grande!!!!

  2. María 30 octubre, 2018

    Tú quieres ir a Berlín. Yo quiero ir a Miami…

    1. Carles Almagro
      Carles Almagro 30 octubre, 2018

      Siempre queremos lo de los demás ;))

WRITE A COMMENT