MEMORIA

Memoria

No recuerda a partir de que instante empezó a perder la memoria reciente.

El pasado lo tenía muy fresco, se acordaba de todo perfectamente, casi como si fuera ayer. Recordaba detalles de la guardería: el olor de la cantimplora con la que les daban agua, la llegada de compañeros nuevos en clase, el día que Arturo se durmió comiendo un yogur…

Pero desde no sabe cuando, ha empezado a olvidar. Nombres, sobretodo nombres. Reconoce perfectamente a la gente, pero tiene que hacer un gran esfuerzo para acordarse de los nombres de las personas que no ve a menudo. Muchas veces puede estar hablando con alguien de quién no se acuerda el nombre  y estar intentando recordar como un loco cual era este. De tal manera que muchas veces ni recuerda el nombre ni presta atención a nada de lo que le han estado contando en ese instante. Esto cada vez se hace mas grande. Ahora aparte de los nombres, tampoco recuerda la mitad de las historias que le cuentan recientes ya que el dedica parte de la conversación en intentar encontrar el nombre del susodicho, escondido en alguna parte de su maldita cabeza.

Tiene distintas teorías. La que coge mas fuerza es que a partir del 2000 (por hacer números redondos), había empezado a olvidar debido a las drogas tomadas anteriormente. Ya se sabe, uno es joven, experimenta con substancias nuevas y que están de moda, no es que tomara muchas, pero tomó. Otra teoría es que su cabeza ya esta llena de amigos con sus respectivos nombres, y si quiere conocer de nuevos, debería borrar los que ya no utiliza o a los que ha perdido de vista, cosa difícil de hacer.

A resultas de todo esto, ha perdido toda la motivación. Hace ver que escucha a los amigos y a la gente cuando cuentan historias y anécdotas variopintas pero la verdad es que no les hace puto caso. Realmente tampoco es tan grave. La mayoría de las veces son gilipolleces o sucesos del día a día que van a caducar en breve. Pero a su depresión no le valen excusas, y menos aún si tienen nombre propio. Y en su cabeza solo hay una frase a la que no deja de darle vueltas: «Nunca me olvidaré de mi primer beso, espero que suceda pronto.»

WRITE A COMMENT