DIARIO DE UN DALTÓNICO

Diario de un daltónico

Niño Daltónico estudió en un colegio de un pueblo cualquiera.Mientras los otros niños jugaban a fútbol y hablaban de coches, él miraba la Super Pop y escuchaba discos de Madonna con la niñera de su hermana.

El arco iris no tenía sentido para él, todos los días tenían un tono oscuramente indefinido. Pero por contra de lo que la gente opina, el negro es un buen color. Dócil amable y divertido. Muy amigo de sus amigos y de los indecisos. Es la suma de todos los colores y se lleva bien con todos ellos.

Niño Daltónico no ligaba mucho, más bien nada, pero eso ya casi no importa.

Una vez dio un beso a los labios de una niña. Una vez. La culpa la tuvo el conejo de la suerte. Ese conejo era la excusa perfecta para ahogar la vergüenza y apuñalar a la timidez. Era una buena coartada. Pero raramente ocurría. Su timidez y su vergüenza se llevaban estupendamente por desgracia del confundidor de colores. Él las odia con todas sus fuerzas.

Niño Daltónico no era mucho de escribir…

Comments (6)

  1. María 20 noviembre, 2014

    Siempre haces que me quede con ganas de más, Carles Almagro.

    1. Carles Almagro 4 diciembre, 2014

      Eso es bueno… o no?? xDD

  2. Adriana Barba Martinez 20 noviembre, 2014

    “Niño Daltónico no era mucho de escribir…”

    Para no ser mucho de escribir niño daltónico de vez en cuando nos sorprende combinando palabras de una forma muy interesante; podría asomar más esta faceta por aquí… me olvidaba de decir que, en algún momento, niño daltónico se metió los colores en el bolsillo para que jugaran a mezclarse en preciosas fotos.

    Firmado: la Noia que escriu Bíblies…. 😉

    1. Carles Almagro 4 diciembre, 2014

      Niño Daltónico es muy bueno en nada…

  3. Roxana 4 diciembre, 2014

    Muy Xoxis!!!!! Genial!!! :*

    1. Carles Almagro 5 diciembre, 2014

      Tú si que eres genial!! <3

WRITE A COMMENT