NIÑO DALTÓNICO SE HIZO MAYOR

 

Niño_Daltónico

Todo es tan contradictorio: cuando eres pequeño quieres hacerte mayor, y cuando eres mayor lo que te gustaría es volver a ser joven… Al menos eso es lo que quería Niño Daltónico. Había encontrado dos medias naranjas (o quizás alguna mas), pero el tema de los colores le confundía y creía que eran verdes. Con los años las relaciones no mejoraron y como en el pueblo los colores se le quedaron pequeños, marcho a la gran ciudad para intentar ampliar sus horizontes y todo eso que se dice.

En la metrópolis descubrió que existía mucha gente rara en el mundo, pero eso no le consolaba, aun que era muy divertido. No tardó en cogerle el gusto a la ciudad. Esa ciudad a la que en 33 años de su vida, solo había ido media docena de veces al Camp Nou, un par de veces de rebajas y como no, de pequeño había visitado ese zoológico que ahora cuando lo veía, le daba tanta pena. Niño Daltónico no sabía si era por la falta de “copito de nieve”, pero el color que desprendía el zoo ahora era una melancólica escala de grises. La distancia siempre ha sido una gran amiga del olvido, y fue perdiendo mucho el contacto con la mayoría de niños del pueblo, niños que al hacerse mayores tuvieron (evidentemente) más niños.

Niño Daltónico un día llego a plantearse que quizás nunca encontraría con quién tener descendencia, un día…

WRITE A COMMENT